Saltar al contenido

La calidad de energía contribuye con el desarrollo tecnológico mundial

marzo 6, 2018

El consumo de energía eléctrica crece en la actualidad debido al desarrollo de nuevas tecnologías que están transformando la sociedad y por ende la productividad.

Por eso, realizar el mantenimiento periódico de las instalaciones eléctricas tanto en edificios como en el hogar, salva vidas, mejora el rendimiento de los equipos y ahorra considerables suma de dinero.

Teniendo en cuenta que más del 95% de los aparatos eléctricos y electrónicos de los hogares se componen de una electrónica sensible, sin una adecuada protección, las subidas de tensión pueden acabar destruyendo y/o acortando la vida de éstos.

“Mediante el mantenimiento oportuno de todas las instalaciones eléctricas se pueden evitar fallas que podrían no permitir la paralización de actividades de una empresa o accidentes en un hogar. El mantenimiento consta en mantener la calidad del sistema de tierra en óptimas condiciones, así como los sistemas de supresión estén operativos”, asegura Daniel Faour, gerente de Casa del Cable.

Un estudio realizado por UNESPA refleja que durante el 2016 los daños eléctricos en España ascendieron a 177.000.000 €, mientras que en Ecuador no existe esta data.

Los mantenimientos apropiados para las instalaciones eléctricas son cuatro:

• Rutinario: Se realiza diariamente y consiste en acciones básicas como limpieza, control de datos e inspecciones visuales.
• Correctivo: Busca corregir a tiempo fallas y evitar accidentes. Se lo realiza una vez encontrado el daño.
• Programado: Cuando se detectan fallas, pero que pueden ser atendidas en mayor tiempo.
• Predictivo: Mediante el seguimiento continuo de una determinada instalación eléctrica, se defina un mantenimiento preventivo.

Casa del Cable, recomienda estar siempre pendientes de todas las instalaciones eléctricas para que los equipos no sufran daños o paros inesperados por alteraciones de voltaje, corriente o mala operación de uso final.