Saltar al contenido

Queratocono: Síntomas y tratamiento

enero 3, 2019

El Queratocono es una patología que se caracteriza por un adelgazamiento o incurvamiento excesivo de la córnea, lo que puede conllevar a miopía y astigmatismo irregular generando una mala visión. Habitualmente comienza en la adolescencia o a principio de los 20 años, aunque no es exclusiva de esas etapas, puede observarse incluso en personas mayores de 40 años. Para conocer más sobre esta enfermedad (que tiene una base genética), la Clínica Oftalmológica Andes Visión, a través de uno de sus especialistas, el doctor Pedro Finol, ha preparado información relevante a ser considerada.

Antes de entrar en materia, el oftalmólogo Finol dio a conocer ciertas cifras novedosas: “La incidencia del queratocono es muy variable en el mundo, sin embargo países como Arabia Saudita gozan de una alta prevalencia: 20 casos por cada 100.000 habitantes, esto por la alta exposición a rayos ultravioleta. En el Ecuador es una condición bastante frecuente en la consulta oftalmológica (probablemente atribuido a la altitud). Se estima que la ciudad con más incidencia en el país es Cuenca”, señaló.

Sobre los síntomas:

Las manifestaciones más importantes de esta condición son:

  • Visión borrosa que no mejora con el uso de lentes.
  • Visión doble, incluso cuando ya se usa lentes optométricos prescritos.
  • Ardor e inflamación de los párpados, en el caso de existir esta molestia ocular lo más recomendable e importante es evitar frotarse los ojos y protegerlos del sol (con el uso de unas gafas certificadas con protección UV)

Tratamiento: 

El tratamiento del Queratocono en la actualidad, según el especialista de la Clínica Andes Visión, tiene cuatro pilares fundamentales:

  1. Tratamiento médico: Consiste en el uso de lágrimas naturales (sin preservantes), antialérgicos tópicos (olopatadina), e inmunomoduladores (ciclosporina) y algunas veces esteroides (loteprednol). Todo eso para controlar el ojo seco, la alergia y la inflamación. Cuando existe inflamación de los párpados (blefaritis) se la debe curar para luego pasar a la cirugía. “No se puede pasar al tratamiento quirúrgico si no se ha cumplido con un buen tratamiento médico”, indicó Finol.
  2. Tratamiento quirúrgico: Consiste en el implante de anillos intracorneales para dar mejor forma a la córnea y mejorar la medida del paciente y con ello la visión. Sin embargo, sus resultados, a pesar de ser buenos, son impredecibles. La otra opción quirúrgica es el crosslinking, que es un procedimiento que utiliza una vitamina llamada rivoflavina que se le coloca a la córnea y luego se irradia con luz ultravioleta; esto con el objetivo de darle más rigidez biomecánica a la córnea evitando que progrese la enfermedad.
  3. Tratamiento óptico: consiste en la adaptación de lentes de armazon, lentes de contacto, esclerales etc; y el uso de los llamados lentes fáquicos (cuando hay  defectos refractivos muy altos después de haber implantado los anillos). Muchas veces este tratamiento es cumplido antes del tratamiento quirúrgico y ya no es necesaria la intervención.
  4. Tratamiento observacional: Se lo realiza en pacientes con defectos refractivos bajos, buena visión y sin progresión de la enfermedad.

“La elección de uno u otro tratamiento (o combinaciones de ambos) dependerá de la severidad del queratocono y de otros factores como la edad,  visión del paciente, refracción, progresión de la enfermedad y lejanía del domicilio (si el paciente vive lejos decidimos indicar crosslinking lo más pronto posible para frenar la enfermedad ya que muchos pacientes por vivir lejos se ausentan mucho tiempo de la consulta y eso puede ser peligroso)”, explicó Finol.

Algunos datos:

  • La consulta por queratocono en la Clínica Andes Visión representa entre un 7% a 10% de los casos atendidos. La mayoría de ellos permanecen en observación, ya que no han requerido ninguna intervención; y un 20%, que tiene queratocono diagnosticado, han recibido tratamiento quirúrgico o están ya próximos a realizarse.

Cabe destacar que el queratocono es una enfermedad para toda la vida. Sin embargo, si es tratado a tiempo, el paciente puede llevar una vida normal y productiva. De hecho, hay muchos pacientes con queratocono que no requieren ninguna intervención (solo observarlos).