Saltar al contenido

La “Unión por nuestros hijos” solicita cambios urgentes al Código de la Niñez

diciembre 23, 2016
Código de la Niñez UNIDOS POR NUESTROS HIJOS

Reformas urgentes al Código de la Niñez y la formulación de políticas públicas en favor del derecho de cuidado de los hijos y la corresponsabilidad parental en crianza y manutención de los niños, no sobrecargar a los padres con las pensiones alimenticias, ni tampoco sobrecargar a las madres en el cuidado de los niños fueron los pedidos expresos que realizó ayer la Unión Por Nuestros Hijos, organización que agrupa a varios colectivos del país como Tenencia Compartida Ecuador, Igualdad Ecuador, Papás por siempre y Coparentalidad Ecuador quienes trabajan en el desarrollo de iniciativas de apoyo y amparo a los hijos, en un ámbito muy concreto, el rescate y recuperación de los vínculos afecto filiales, los que se ven obstruidos de alguna manera en los procesos de separación o divorcio.

Promueven la corresponsabilidad parental, el ejercicio conjunto y real de la patria potestad y sobretodo que prevalezca el verdadero “Interés Superior” de los niños, niñas y adolescentes en Ecuador.

Salim Zaidán, vocero de la unión por nuestros hijos, cuestiona la normativa vigente pues -según él- se centra en regular las pensiones alimenticias, no establece parámetros claros para regular las visitas y consagra una inconstitucional preferencia a favor de la madre para la custodia.

“Debemos velar por los cuidados y los afectos y no solo pensar en las pensiones alimenticias, el interés superior de los niños incluye su bienestar emocional, sus necesidad afectivas, no solo necesidades materiales y asuntos relacionados con lo económico”, declaró en rueda de prensa.

Señaló que han sido recibidos por autoridades del Ministerio de Justicia, Consejo de Igualdad Intergeneracional y Ministerio Coordinador de Desarrollo Social, instituciones que tratan temas de niñez y de las que aún esperan respuestas.

“No existen acciones concretas para reformar el Código de la Niñez, no existen políticas públicas, no se ha levantado información sobre la violencia ejercida contra niños en ciertos hogares en donde son víctimas de obstrucción de vínculos y alienación parental.

Se han realizado encuestas de violencia contra la mujer, pero existe una deuda pendiente, no hay información de la violencia contra niños cuando se impide el contacto con el otro progenitor”.

Sobre las pensiones alimenticias señaló que “no se puede hablar de un solo alimentante, la madre también debe aportar en manutención, debemos ajustar esa tabla de pensiones alimentos, para que se aplique el principio de la corresponsabilidad parental que se encuentra en los artículos 69 y 83 de la Constitución y en el artículo 100 del Código de la Niñez”, explicó Salim.

También se refirió a la demanda de inconstitucionalidad del artículo 106 del Código de la Niñez (preferencia a favor de la madre en custodia), cuestionó que la Corte Constitucional aún no la resuelva, a pesar de que fue presentada en el mes de abril de 2015.

La revisión de las encuestas del INEC es otra petición puntual que realizan. Solicitan que el Ministerio de Inclusión Social para elaborar la nueva tabla de pensiones alimenticias mínimas no se base en la encuesta de calidad de vida, sino en la encuesta de ingresos y gastos de hogares urbanos y rurales.

En enero de 2017, el MIES publicará la nueva tabla para las pensiones alimenticias.

La Unión por nuestros hijos solicita que también se tome en cuenta otros gastos que se hacen en beneficio de los hijos como los préstamos hipotecarios, quirografarios, de salud que actualmente no se toman en cuenta como deducible para establecer las pensiones y solo se guían en el aporte a la Seguridad Social, por disposición de la Corte Constitucional.

Para Santiago Villarreal, vocero de la Unión Por Nuestros Hijos, fundador de Coparentalidad Ecuador y quién viene luchado por sus derechos paternales cerca de ocho años, insistió en que en nuestro país existe un aspecto en el que es necesario que maduremos y regulemos a nivel normativo, como es el derecho de los niños a relacionarse con su padre y su madre, luego de una separación o divorcio, el que está garantizado no solo en la Constitución de la República del Ecuador, sino también en la Convención Internacional sobre los Derechos de los Niños y a pesar que Ecuador ha ratificado este instrumento internacional, la experiencia de muchas familias ecuatorianas demuestra lo contrario “El Ecuador y el mundo necesita más niños felices, hacerlos es posible, respetando sus derechos. Por ello exigimos al Estado ecuatoriano, una revisión Urgente al Inconstitucional Código de la Niñez y Adolescencia, se generen las políticas públicas correspondientes para promover una verdadera Corresponsabilidad Parental sana en base a la Coparentalidad, por bienestar integral de nuestros hijos”, dijo.

La abogada Rosana Granja, experta en temas de derecho de la niñez y la familia se refirió a que la Coparentalidad es una gran deuda que tiene el Estado con la sociedad y con las familias ecuatorianas. El Código de la Niñez asume que la madre y la mujer es la única capaz de cuidar a los niños.

Es momento que cambiemos estos pensamientos porque el hombre de hoy sí puede cuidar a los hijos, son capaces de asumir labores de cuidado físico y emocional. “Hay que fomentar esa crianza compartida incluso para equilibrar la carga a la mujer.

La mujer llega a casa y realiza un trabajo extra al que realiza en la oficina. Reformar el artículo 106 del Código de la Niñez para dar paso a que tanto hombres y mujeres velemos equitativamente por nuestros hijos” enfatizó Granja.