Saltar al contenido

Estrategias para la planificación empresarial de año nuevo

noviembre 21, 2019

Si deseas que los próximos 12 meses sean más exitosos, más rentables y más productivos que en el último año, estas estrategias son para ti y tu empresa.

1. Enumera los 3 objetivos más importantes para tu negocio durante el próximo año. Estos deberían ser logros críticos de “panorama general” que conducirán a ganancias y logros futuros.

2. Para cada objetivo mencionado anteriormente, identifica tu responsabilidad en el logro del objetivo. ¿Qué harás? ¿Cómo lo harás? ¿Cuándo lo harás?

3. Se claro al separar las estrategias (cómo y por qué elementos) de las tácticas (qué y cuándo los elementos) y utiliza el formato “Verbo-nombre-fecha” para crear pasos de acción específicos y ponerlos en tu calendario.

4. No pienses en el año como un todo. Divídelo en métricas mensuales y pon revisiones trimestrales de planificación de objetivos en tu calendario para que pueda ajustar los diales de tu plan, medir los resultados y echar un vistazo estratégico a tus actividades de marketing, ventas y desarrollo comercial cada 90 días mientras estás atento a los resultados (ganancias, clientes, proyectos, ingresos) cada 30 días.

5. No lo hagas solo. Piensa en socios, defensores, aliados, fuentes de referencia y socios de empresas conjuntas que pueden ayudar a superar los obstáculos y que son un excelente complemento para tus propios productos y servicios. Contáctalos y construye tu relación con ellos para que puedan colaborar más estrechamente, comenzando ahora mismo.

6. Escribe una lista de objetivos de desarrollo profesional para los próximos 12 meses. ¿Qué quieres aprender, hacer o ser propietario de un negocio? ¿Ir a conferencias? ¿Obtener certificaciones adicionales o designaciones profesionales? ¿Hablar más? ¿Obtener más artículos publicados? Se específico y pon estas actividades en tu calendario para asegurarte que sucedan.

7. Escribe una lista de objetivos personales para los próximos 12 meses. ¿Qué quieres lograr por ti mismo y cómo te gustaría crecer personalmente? ¿Pasar más tiempo con tu pareja? ¿Mantenerte conectado con tus hijos? ¿Profundizar en un pasatiempo o deporte especial? ¿Bajar 10 kilos? ¿Correr un 5K? ¿Más golf? ¿Más tiempo de vacaciones? ¿Dónde? ¿Cuando? ¿Con quién? ¡Mapéalo para hacerlo realidad!

8. No te distraigas. Mantente enfocado en los objetivos generales que estableció en el Paso 1 anterior, y luego pregúntate implacablemente cada nueva idea, iniciativa o proyecto: “¿Esto respalda uno de mis tres objetivos? Si es así, ¿cómo? ”Y no se libere tan fácilmente como podría haberlo hecho en el pasado. Si es un no, es un no y redobla tus esfuerzos para que tu negocio prospere!

9. Vive fuera de tu calendario, no de tu bandeja de entrada. Planifica tu día: ¿qué debe hacerse y cuándo? Divide tu día en bloques y asigna tareas específicas a esos bloques: llamadas telefónicas, correos electrónicos, tareas de clientes, lo que sea que desees hacer, te acercará a sus metas.

10. Respirar y Relajarse. Cada vez que creas un punto de inflexión en tu negocio, puede dar miedo. Estás dejando de lado lo viejo, dejando de lado lo que ya no funciona o lo que ya no te sirve bien. Y está abrazando lo nuevo: lo no probado, lo incómodo, tal vez incluso lo que parece arriesgado. Pero los mayores riesgos de todos son el estancamiento, la arrogancia o la complacencia. Recuerda: una curva en el camino nunca es fatal… a menos que no se pueda girar.