Saltar al contenido

Día mundial de lucha contra el cáncer: importancia de los hábitos saludables en la prevención

febrero 4, 2019

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre el 30% y el 50% de los cánceres se pueden prevenir adoptando hábitos saludables. Por esta razón, Laboratorios Bagó del Ecuador comparte información clave en torno a esta enfermedad, con el fin de aportar a la prevención y su diagnóstico temprano, así como a su adecuado tratamiento. Esto en el contexto de la conmemoración del Día Mundial de Lucha contra el Cáncer, celebrado cada 4 de febrero.

Sobre el cáncer y sus causas:

  • El cáncer es una enfermedad muy compleja, sin embargo, se la puede definir como “enfermedad crónica que se relaciona con el crecimiento y división anormal de células de cualquier parte de nuestro cuerpo” explicó el Dr. Gregory Celis, Director Médico de Laboratorios Bagó del Ecuador.
  • Por su parte, Dr. René Muñoz, Médico Especialista en Oncología señaló que “el cáncer, al ser una enfermedad multifactorial (múltiples causas), está relacionada a inadecuados hábitos de estilos de vida, exposición a sustancias químicas presentes en el medio ambiente y a procesos infecciosos e, incluso, a la carga genética”.
  • Entre las principales causas asociadas al desarrollo de esta enfermedad constan:
    • Estilo de vida inadecuado: Existen ciertos hábitos de vida que contribuyen y que son modificables. Estas son:
      • Consumo de tabaco: Es el responsable del 90% de casos de cáncer de pulmón y de al menos el 30% de otros tipos de cáncer siendo los más frecuentes: esófago, laringe, boca, garganta, riñón, páncreas, vejiga, estómago y cuello del útero. La razón se debe a que el tabaco contiene sustancias químicas nocivas para la salud.
      • Alimentación: El excesivo consumo de alimentos procesados, es decir productos modificados químicamente, conservados, ricos en grasa o azúcares, al ser artificialmente creados no ofrecen ningún aporte nutricional al organismo.
      • Falta de actividad física y obesidad: La falta o pobre actividad física genera que el cuerpo acumule grasa en el tejido corporal magro (libre de grasa), y en los músculos. Además, promueven el aumento de otras sustancias como niveles de insulina y triglicéridos, que alteran el desarrollo normal metabólico. De ahí que sea un factor de riesgo para el desarrollo de 12 tipos de cáncer: hígado, ovario, próstata, estómago, boca y garganta, colorrectal, de mama, vesícula, riñón, esófago, páncreas y útero[1].
      • Consumo de alcohol: El consumo excesivo genera un daño al organismo, por cuanto su metabolito (agente químico del alcohol) puede afectar a las células saludables, e incluso debilita la capacidad de absorción de nutrientes; predisponiendo a las personas a ser más vulnerables a ciertos tipos de cáncer, siendo los más comunes: boca, laringe, faringe, esófago, hígado, colon y recto. En el caso de las mujeres: de mama, de ovarios, útero.
  •  Contaminación del medio ambiente: Este factor, según estudios, es el responsable de al menos el 5% de tipos de cáncer, siendo el más común el de pulmón. La relación se debe a la exposición a algunos contaminantes como el aire sucio a causa del transporte (diésel, arsénico), la producción de energía, emisiones industriales y agrícolas, agua contaminada, entre otros. La exposición a los rayos ultravioleta es otra causa para atender, ya que la exposición en el caso de Ecuador es más fuerte y por ende más peligrosa.
  • Infecciones: Este factor de riesgo está relacionado a virus como: Virus del Papiloma Humano (VHP) para el desarrollo de cáncer de cuello de útero, orofaringe, y anogenital; virus de la hepatitis B y C asociado al cáncer de hígado; y así otros virus como la inmunodeficiencia humana (VIH), virus del Epstein-Barr (EBV) vinculados con cánceres hemato-oncológico. La OMS señala que los países en vías de desarrollo son los más expuestos debido a la deficiencia del sistema sanitario.
  • Carga genética: Este factor no es modificable por lo que requiere de gran atención a los antecedentes familiares. De acuerdo con el Dr. Muñoz, “si un caso de cáncer se presenta en un integrante de la familia (primera generación) antes de los 50 años podría tener un componente genético heredado que requiere mayor control preventivo. Así, por ejemplo, si una madre tuvo cáncer de mama a los 40 años su hija deberá iniciar los controles 10 años antes de la presentación del cáncer de su madre”, señaló.

Sobre los hábitos saludables que ayudan a prevenir:

  • La prevención primaria implica cumplir con la vacunación, eliminación y control de riesgos de exposición al medio ambiente, así como prácticas de higiene, y mejorar el estilo de vida (peso estable, actividad física, dieta sana).
  • La prevención secundaria va encaminada a detectar a tiempo la enfermedad, en estadios tempranos cuando aún es manejable la enfermedad. Cabe mencionar que a pesar de que la incidencia del cáncer será más alta en el mundo, la mortalidad se reduce comparado a años anteriores ya que la gente los detecta en estadios iniciales cuando el tratamiento puede ser curativo, gracias a los exámenes preventivos.
  • La prevención terciaria comprende aquellas medidas dirigidas al tratamiento y rehabilitación del paciente, para entregarle un estilo de vida adecuado, en el que su enfermedad es monitoreada para evitar el empeoramiento.

Algunos datos sobre la enfermedad:

  • 1 de cada 8 defunciones en el mundo se debe a esta patología, según la OMS.
  • Existen estudios que determinan que para 2030 se desarrollarán 21 millones de casos de cáncer[2], es decir 75% más, llegando a ser la primera causa de muerte.

Por ello que la educación sea la mejor estrategia para lograr un estilo de vida más saludable y feliz “Conocer más sobre el cáncer despejando los miedos, mitos que gira alrededor, nos ayudará a un pronto diagnóstico y tratamiento”  acotó el especialista Gregory Celis.

[1]https://www.lavanguardia.com/ciencia/cuerpo-humano/20180524/443790088910/obesidad-sobrepeso-12-tipos-cancer.html

[2] https://www.bbc.com/mundo/noticias/2012/06/120601_cancer_predicciones_2030_men