Saltar al contenido

Análisis de la Proforma Presupuestaria 2019

diciembre 12, 2018

La Proforma Presupuestaria 2019 entró a su etapa final de aprobación. Con la respuesta del legislativo y el dictamen del ejecutivo, quedarán delineadas las finanzas públicas para el siguiente año. ¿Cuáles son las principales implicaciones para el país frente a un presupuesto de USD 31.318 millones, ingresos previstos por USD 22.361 millones, un déficit por USD 3.655 millones y con una necesidad de financiamiento que asciende a USD 8.200 millones? COFACE, empresa líder en seguro de crédito a nivel mundial, presenta un análisis técnico acerca de los puntos positivos e incidencias de la proforma en el riesgo país.

 

En términos generales, “la proforma es optimista por la vía de los ingresos y conservadora por la vía de los gastos. Es optimista en cuanto a las estimaciones de ingresos petroleros (precio y producción), recaudación tributaria e ingresos extraordinarios (concesiones); y, es conservadora en cuanto a las estimaciones de gastos, ya que prevé tan solo una reducción de USD 70 millones en lo que a gasto corriente se refiere”, anotó Adrián Ordóñez, líder de COFACE en Ecuador.

 

A partir de estas consideraciones, el presente análisis aborda los aspectos e indicadores más sensibles de la proforma:

 

Ingresos petroleros:

 

  • Con un precio promedio del barril de petróleo de USD 52 en lo que va del 2018; los ingresos petroleros estimados en la proforma 2019 se proyectan como uno de los desafìos más importantes para las finanzas públicas, ya que están calculados sobre una base de USD 58,3 por barril. Esto sin contar con el castigo que se aplica al crudo ecuatoriano (+/-$5/barril).

 

  • Frente a este escenario, “sería conveniente que el Ecuador sea más conservador sobre las expectativas del nivel de precios. Adicional, es importante considerar que, incluso, es optimista la producción de crudo esperada para el 2019 (565.000 barriles/día), cuando el promedio en este año ha sido de 520.000 barriles/día”, explicó Ordóñez.

 

Recaudación tributaria:

 

  • Los ingresos tributarios previstos para 2019 ascienden a USD  15.223,87 millones, lo cual significaría un incremento del 1,06% frente a 2018 (establecido en USD 15.063,79 millones). Sin embargo, no incluye la remisión tributaria con lo cual es posible que la recaudación tributaria de este año cierre en una cifra menor.

 

  • De acuerdo al lider local de COFACE, desde este ángulo también se evidencia un optimismo, ya que prevé recaudar USD 400 millones de dólares adicionales. En esta fuente de ingresos, la de impuestos, también se evidencia un criterio positivo, ya que éstos dependen directamente de la actividad económica, la cual actualmente no demuestra una clara recuperación.

 

Deuda pública y déficit fiscal:

 

 

  • Considerando el manejo de la deuda pública en los últimos años, con préstamos atados al petróleo y una dependencia total al Gobierno de China; éste es otro de los aspectos sensibles que las finanzas públicas deben enfrentar. Lo más recomendable, “es que la política de endeudamiento del Estado se enfoque en ampliar plazos y reducir tasas; esta debe ser la directriz para cualquier proceso de negociación o renegociación”, acotó Ordóñez.

 

 

 

  • Actualmente el peso de la deuda es muy grande -demandará más de USD 9.000 millones para atenderla durante 2019-; de ahí que la principal recomendación en este sentido es que el Gobierno busque aliviar ese componente, para consecuentemente aliviar la caja fiscal.

 

 

 

  • A esto se suma, las necesidades de endeudamiento por más de USD 8.200 millones.  Justamente por eso es necesario e inevitable un ajuste más drástico. Lamentablemente la agenda política juega su papel, lo cual podría conspirar contra un ajuste más rápido. Por ejemplo, se perdió una oportunidad al no eliminar el subsidio a la gasolina “extra”.

 

 

  • Frente a esta situación, el histórico debate en torno a la eliminación de los subsidios se vuelve una de las alternativas más viables. Sobre todo, de los combustibles, al considerar un presupuesto deficitario. Esta revisión debería estar enfocada en la focalización a los sectores más pobres, llevándolo a niveles que permitan, al menos, tener un presupuesto equilibrado. En definitiva, si bien el país está obligado a contratar más deuda, que principalmente se canaliza a subsidios y pago de deuda; lo más racional es revisar y realizar ajustes a estos dos aspectos.

 

Sueldos públicos:

 

 

  • En cuanto a la reducción de gasto en sueldos públicos, definitivamente lo que se está proponiendo no es suficiente, pero es importante entender que esto responde a un cambio de modelo económico, en donde la participación de Estado ha sido predominante.

 

 

 

  • Ahora, para que el sector privado absorba mayor participación, es importante entender la velocidad de esta transición para que el remedio no sea peor que la enfermedad. Es necesario generar las condiciones económicas para que el sector privado pueda absorber esas plazas de empleo que se están cerrando en el sector público, y esto, no sucede de la noche a la mañana.

 

 

 

  • Una reducción drástica y masiva de plazas de empleo en el sector público puede desacelerar aún más la economía y generar un efecto de contracción que repercuta por el lado de la recaudación tributaria y en el dinamismo del sector privado.

 

 

Incidencia de la proforma en el riesgo país:

 

  • Considerando que el riesgo país está principalmente afectado por dos variables: Deuda y Déficit Fiscal; la proforma 2019 deteriora las expectativas sobre las que se mide el riesgo país. A esto se suma, además las expectativas de precio del petróleo (principal fuente de financiamiento del presupuesto general del estado).

 

Es importante recalcar que la economía ecuatoriana presenta problemas estructurales; “seguimos híper dependientes del petróleo. Lamentablemente el Ecuador no se ha logrado cambiar su modelo productivo y diversificarlo, por lo que es necesario que el Ecuador busque fuentes de ingreso alternativas y sobre todo relevantes, caso contrario seguiremos sujetos a lo que suceda con el precio del petróleo”, concluyó Adrián Ordóñez.