Saltar al contenido

Disfruta de la producción local dentro del Aeropuerto de Quito, con la tienda Nuestra Huerta

noviembre 23, 2017
AEROPUERTO DE QUITO NUESTRA HUERTA

Una terminal aérea no solo beneficia a sus usuarios y pasajeros, además representa una oportunidad de emprendimiento para las poblaciones aledañas a esta infraestructura. Desde noviembre, el Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre de Quito abre al público uno de las primeras tiendas en la región que cuenta con productos 100% generados por familias que viven en las parroquias de la zona.

El emprendimiento productivo, el desarrollo de capacidades, las buenas prácticas de manufactura, la agricultura emergente y el valor compartido se juntan en uno de los proyectos de responsabilidad social más emblemáticos de Corporación Quiport, empresa concesionaria del Aeropuerto Mariscal Sucre de Quito.

En el edificio del Quito Airport Center, ubicado frente a la terminal de pasajeros de la capital, 16 productores y sus familias, habitantes de las parroquias de Puembo, Pifo, Tababela, Yaruquí y Checa, gestionan y administran Nuestra Huerta, uno de los primeros establecimientos a escala regional que oferta productos agrícolas locales.

Andrew O´Brian, presidente y director general de Corporación Quiport, explica que este espacio es la continuación de un proyecto que surgió hace tres años, cuyo objetivo fue articular la presencia del Aeropuerto de Quito con el potencial agrícola y productivo de la zona.

“Desde su apertura en el año 2013, quienes gestionamos el Aeropuerto de Quito nos hemos enfocamos en mejorar la calidad de vida de las poblaciones cercanas, por eso impulsamos proyectos de empoderamiento, desarrollo productivo y vinculación con las comunidades, hoy nos sentimos orgullosos de inaugurar esta tienda que representa esa posibilidad de trabajo colaborativo entre una terminal aérea y la gente que lo rodea” expresó el ejecutivo en la apertura de este espacio.

Una idea del Plan de Manejo Social de Quiport

Ideado como un proyecto de emprendimiento derivado del Plan de Manejo Social de Quiport, con el apoyo técnico del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Nuestra Huerta evolucionó hacia un esquema de valor compartido; es decir, como una estrategia que analiza el entorno social en el que una organización se desempeña, para renovar sus procesos y generar utilidades al tiempo que se impacta de forma positiva las comunidades.

La primera etapa de Nuestra Huerta estuvo enfocada a planes de capacitación para los vecinos de la zona; una vez que el potencial fue desarrollado, esos productos empezaron a ser entregados entre los empleados que forman parte de las empresas que operan en el aeropuerto, creando así una cadena productiva.

Con el proyecto ya consolidado, los productores de Nuestra Huerta conformaron la empresa comunitaria Productora Agrícola Alpachaca Muyuverde CIA. Ltda. que les permite la administració 

de la tienda ubicada en el interior del aeropuerto. “Desde que se empezó a construir el aeropuerto vimos en él la posibilidad de sacar adelante a nuestras familias, ver el local de Nuestra Huerta ya en funcionamiento es un anhelo hecho realidad y tenemos la confianza de que los productos serán bien recibidos por quienes nos visiten” explicó Rebeca Baquero, presidenta de la organización.

Hoy la tienda de Nuestra Huerta se encuentra en funcionamiento y ofrece a los trabajadores y usuarios del aeropuerto acceder a productos saludables, elaborados bajo estándares de calidad. Pero también, permite a las familias de la zona la posibilidad de contar con un emprendimiento propio que reconoce sus saberes y su trabajo cotidiano.