Saltar al contenido

Fundación Tierra Nueva presentó su memoria institucional

mayo 14, 2018
José Tonello, director de Fundación Tierra Nueva, presentó el libro Memoria Institucional

Este 13 de mayo se conmemoró un nuevo aniversario de la partida del recordado Padre José Carollo, quien dedicó su vida al servicio de los más pobres. En conmemoración, Fundación Tierra Nueva ofreció una misa en la Iglesia Cristo Resucitado, en la Quito Sur (Av. Cardenal de la Torre y Ajaví), a las 12h00.

En su homenaje se presentó el libro Memoria Institucional, por los 25 años de servicio de la Fundación Tierra Nueva, que recoge momentos importantes del trabajo del Padre Carollo y del desarrollo del sur de Quito, en el que tuvo un papel importante.

José Carollo fue un iluminado visionario defensor de las causas del pueblo y de los más  desamparados; su pensamiento, palabra orientadora y su ayuda solidaria llegaron a cientos de miles de personas en el sur de Quito y el Ecuador. Su vida es un ejemplo de entrega y servicio a los pobres y a Dios.

En los tiempos de la Teología de Liberación y la opción preferencial por los pobres, Carollo los acogió desde lo profundo de su fe. “Valoré más la pobreza, que como dice el Evangelio es un camino de despojo, de servicio y no un camino de poder, soy anárquico en cuanto al poder”, reafirmaba Carollo en una de sus entrevistas, donde aborda sin temor temas complejos como las dictaduras militares, la violencia doméstica y la inequidad social.

Su obra material abarca más de 260 edificaciones que incluyen 64 iglesias, santuarios, 35 casas parroquiales, 13 guarderías, 19 aulas y bibliotecas, casas, dispensarios médicos, escuelas y las bases de la Universidad Politécnica Salesiana Campus Sur. Sin embargo, sus obras emblemáticas fueron la Iglesia de El Girón y el Hospital “Un Canto a la Vida”. Todas sus obras fueron construidas en base de donaciones de amigos e instituciones de Ecuador, Italia, Alemania y Estados Unidos.

A pesar de los grandes desafíos y dificultades que tuvo que afrontar, Carollo no solo se entregó con devoción a su causa de construir para los pobres; fue un pastor visionario de su comunidad. Fue un innovador de la liturgia con la música, la pintura, el arte y la participación de los niños y la familia, renovando el esquema tradicional de la liturgia que se acostumbraba en la mayoría de iglesias.