cache/resized/bc4cca2a694ba705138cba9d87aa6a34.jpg
Eventos
Para quienes buscan estilo y confort llega una nueva opción al mercado ecuatoriano; se
cache/resized/5a9d8d07aee9f414bde5ae3d3d6ad54d.jpg
Eventos
La planta ensambladora de GM OBB del Ecuador alcanzó un nuevo hito en su estrategia de
cache/resized/cb314dc55b901783d0cb0d07c85efcc2.jpg
Eventos
El Teatro Las Cámaras fue el escenario escogido para la celebración de los VI años de
cache/resized/690fb104ad4b8a082e4e21bd5ce6f511.jpg
Eventos
Chevyplan empresa líder en compra programada de vehículos, da pasos firmes en el Ecuador
cache/resized/3b2745e1f9ff382323c459753e24bfa2.jpg
Eventos
Corporación Maresa Holding (CMH) y la Escuela de Conductores Profesionales ESPOL E.P.
Escrito por  Abr 25, 2016

Anacardos: Información nutricional y beneficios para la salud

    Una vez que has probado este tipo de fruto seco, será difícil olvidar su sabor y su consistencia suave y al mismo tiempo crujiente. El anacardo es solamente una

parte de la fruta del árbol de anacardo – nuez o castaña – que, luego de un proceso de secado y tueste, se convierte en ese fruto seco que conocemos – foto de portada -.

El Anacardium occidentale, conocido vulgarmente como acajú, anacardo, nuez de la india, castaña de cajú, marañón, es un árbol originario de la región amazónica y del nordeste brasileño con excelentes propiedades medicinales y nutricionales. Actualmente todos sus componentes han sido utilizados en diferentes áreas, desde la elaboración de dulces y cosméticos, hasta la creación de medicamentos para tratar diferentes enfermedades.

Son nativos de América del Sur, especialmente Brasil, y fueron introducidos por los colonizadores en África y India; estas regiones son los mayores productores de anacardos en la actualidad. Los anacardos se venden tanto en crudo o tostado, y añadido sal o no.

Recientemente se han utilizado para hacer alternativas a lácteos, como la leche de anacardo, queso a base de anacardo y salsas a base de crema de anacardo y la crema agria.

Informacion nutricional – 100grs:

  • 553 calorías
  • 44g de grasas totales
  • 0 colesterol
  • 30g de hidratos de carbono
  • 6g de azúcar
  • 3,3 g de fibra
  • 18g de proteína.

Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) Base de Datos Nacional de Nutrientes, aproximadamente 1 onza de castañas de cajú en bruto (28,35 g) proporciona las siguientes sustancias para la ingesta diaria recomendada:

  • 31% de cobre
  • 23% de manganeso
  • 20% de magnesio
  • 17% de fósforo
  • 10% de hierro
  • 8% de selenio
  • 5% de la vitamina B6.

Una ración de anacardos es de unos 18 anacardos enteros (30grs). Los anacardos son ricos en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas y una buena fuente de proteína.

Posibles beneficios del consumo

El consumo de alimentos de origen vegetal de todo tipo ha sido asociado con un menor riesgo de muchas condiciones de salud relacionados con el estilo de vida. Muchos estudios han sugerido que el aumento del consumo de alimentos vegetales como los anacardos, disminuye el riesgo de obesidad, diabetes, enfermedades del corazón y la mortalidad global, mientras promueve un aspecto sano y el aspecto del cabello, aumenta la energía y en general un menor peso.

La salud del corazón

Los ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados que se encuentran en anacardos son conocidos por disminuir el colesterol LDL y los niveles de triglicéridos, lo que reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular, accidente cerebrovascular y ataques al corazón.

Un estudio publicado en el British Journal of Nutrition, mostró que el riesgo de enfermedad coronaria es 37% menor para aquellos que consumen frutos secos más de cuatro veces por semana, en comparación con las personas que nunca o rara vez consumen frutos secos.

La Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA) ha aprobado una declaración de propiedades saludables de etiquetas de los alimentos que “comer 1,5 oz por día de la mayoría de los frutos secos, como parte de una dieta baja en grasas saturadas y colesterol, puede reducir el riesgo de enfermedades del corazón.”

Los anacardos son una buena fuente de magnesio, que juega un papel importante en más de 300 reacciones enzimáticas dentro del cuerpo, incluyendo el metabolismo de los alimentos y la síntesis de ácidos grasos y proteínas. El magnesio también está implicado en la relajación muscular, la transmisión neuromuscular y actividad fisica.

La deficiencia de magnesio, especialmente frecuente en poblaciones de edad avanzada, está vinculada a la resistencia a la insulina, síndrome metabólico, enfermedad coronaria y osteoporosis.

Varios estudios han encontrado que una alta ingesta de calcio sin suficiente magnesio podría aumentar el riesgo de calcificación arterial y las enfermedades cardiovasculares, así como piedras en el riñón.

Las personas con la mayor ingesta de magnesio se encuentran en el Framingham Heart Study que dice tener un 58% de probabilidad menor de tener la calcificación de las arterias coronarias y la oportunidad de un 34% inferior de la calcificación de la arteria abdominal.

Control de peso

Los datos limitados sugieren que el consumo de frutos secos está asociado con la rutina de gasto de energía elevada en reposo.

Además, en los ensayos que comparan la pérdida de peso entre los regímenes alimentarios que incluyen o excluyen los frutos secos, los regímenes que incluyen el consumo de frutos secos con moderación demostró mayor pérdida de peso.

Un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition encontró que las mujeres que reportaron rara vez consumir frutos secos, tenían una mayor incidencia de aumento de peso durante un período de 8 años, que las mujeres que consumían frutos secos dos o más veces a la semana.

Los cálculos biliares

De acuerdo con un estudio publicado en American Journal of Clinical Nutrition, el consumo frecuente de frutos secos está asociado con un menor riesgo de requerir una colecistectomía – procedimiento quirúrgico para extirpar la vesícula biliar.

En más de un millón de personas documentadas, en un lapso de tiempo de 20 años, las mujeres que consumieron más de 5 onzas de anacardos a la semana, tenían un riesgo significativamente menor de la colecistectomía que las mujeres que comieron menos de 1 onza de anacardos cada semana.

La salud ósea

Los anacardos son una de las pocas fuentes de alimentos con alto contenido de cobre. La deficiencia grave de cobre se asocia con una menor densidad mineral ósea y un mayor riesgo de osteoporosis. Se necesita más investigación, sin embargo, sobre los efectos de la deficiencia marginal de cobre y los potenciales beneficios de los suplementos de cobre para la prevención y gestión de osteoporosis.

El cobre también juega un papel importante en el mantenimiento de colágeno y elastina, los principales componentes estructurales de nuestro cuerpo. Sin cobre suficiente, el cuerpo no puede reemplazar el tejido conectivo dañado o el colágeno que constituye el andamiaje para hueso. Esto puede conducir a una serie de problemas, incluyendo la disfunción de la articulación, como los tejidos corporales, que comienzan a descomponerse.

El magnesio en anacardos también es importante para la formación de hueso, ya que ayuda con la asimilación del calcio en el hueso. El manganeso, otro mineral en anacardos, se ha demostrado prevenir la osteoporosis en combinación con calcio y cobre.

Cómo incorporar más anacardos en su dieta

Los frutos secos tienen un alto contenido de grasa, por lo que son propensos a la rancidez. Mantenga los anacardos en un lugar fresco, seco y oscuro para mejorar su vida útil. Si se almacena adecuadamente, los anacardos se mantendrán durante unos meses a temperatura ambiente, un año en el refrigerador o 2 años en el congelador.

Los frutos secos con sabor a rancio no son peligrosos, pero la mayoría de las personas lo encuentran desagradable.

Consideraciones finales

Es la dieta total o patrón general de alimentación que es más importante en la prevención de enfermedades y el logro de una buena salud. Es mejor comer una dieta con variedad que concentrarse en los alimentos individuales, como la clave para una buena salud.

fuente: medicalpress.es

Top