cache/resized/bc4cca2a694ba705138cba9d87aa6a34.jpg
Eventos
Para quienes buscan estilo y confort llega una nueva opción al mercado ecuatoriano; se
cache/resized/5a9d8d07aee9f414bde5ae3d3d6ad54d.jpg
Eventos
La planta ensambladora de GM OBB del Ecuador alcanzó un nuevo hito en su estrategia de
cache/resized/cb314dc55b901783d0cb0d07c85efcc2.jpg
Eventos
El Teatro Las Cámaras fue el escenario escogido para la celebración de los VI años de
cache/resized/690fb104ad4b8a082e4e21bd5ce6f511.jpg
Eventos
Chevyplan empresa líder en compra programada de vehículos, da pasos firmes en el Ecuador
cache/resized/3b2745e1f9ff382323c459753e24bfa2.jpg
Eventos
Corporación Maresa Holding (CMH) y la Escuela de Conductores Profesionales ESPOL E.P.
Escrito por  Abr 21, 2016

Trastorno dismórfico corporal: síntomas, diagnóstico y tratamiento

    Preocuparse por la apariencia de uno mismo está bien, porque verse guapo eleva la autoestima y ofrece mucha confianza, pero cuando esto empieza a tomar magnitudes extremas y a buscar

defectos en nuestra apariencia fuera de lo normal, es posible que pueda estar ocurriendo un trastorno psicológico. Estamos hablando del Trastorno Dismórfico Corporal (TDC), y a continuación vamos a explanar mejor el tema.

El trastorno dismórfico corporal (TDC) (anteriormente conocido como dismorfofobia) es un trastorno somatomorfo que consiste en una preocupación importante y fuera de lo normal por algún defecto percibido en las características físicas – imagen corporal -, ya sea real o imaginaria. Si dicho defecto existe en su mínima expresión, la preocupación y ansiedad experimentada por estas personas es excesiva, ya que lo perciben de un modo exagerado. El afectado puede quejarse de uno o varios defectos; de algunas características vagas, o de su aspecto en general, causando malestar psicológico significativo que deteriora su desempeño social o laboral, hasta el punto de manifestar síntomas ansioso-depresivos severos, el desarrollo de otros trastornos de ansiedad, aislamiento y exclusión social.

El enfoque puede ser en cualquier parte del cuerpo, pero por lo general la queja se refiere a defectos de la cara y el pelo, como una sonrisa torcida, los labios desiguales o cabeza deforme o se expresa como una sensación general de la fealdad – la imagen que el individuo tiene de si mismo.

Los individuos con trastorno dismórfico corporal se obsesionan con esta falla en el cuerpo imaginario, o apenas perceptible hasta el punto de que tiene importantes repercusiones negativas en sus relaciones y calidad de vida. Ningún argumento puede convencer a una persona con TDC que el defecto percibido no es real.

El trastorno dismórfico corporal se suele pasar por alto en la práctica clínica. Sin embargo, cuando se identifica correctamente, puede ser tratado con éxito con medicamentos y terapia cognitiva conductual (TCC).

 

¿Qué es el trastorno dismórfico corporal?

Los individuos con TDC se obsesionan con que existe algo mal con su apariencia, a pesar de que la falla percibida en su apariencia sea mínima o inexistente. La condición tiene poco que ver con la apariencia física real, sino más bien con la imagen corporal que el individuo tiene de si mismo, o su auto-percepción.

El trastorno dismórfico corporal tiene tres criterios para el diagnóstico:

  • Existe una preocupación por un defecto en la apariencia – el defecto es imaginario o bien, si un defecto menor está presente, la preocupación del individuo es excesiva;
  • La preocupación tiene repercusiones de malestar significativo en áreas sociales, ocupacionales y de otro tipo de funcionamiento;
  • La preocupación no se explica mejor por otro trastorno mental (como la anorexia nerviosa o la hipocondría).

Asimismo, las personas desean tener la seguridad continua y se sienten frustrados cuando otros no ven el defecto. Muchos tienen ideas delirantes de referencia, lo que significa que piensan que otras personas miran su defecto, hablan de ella o se burlan de él.

Las personas pueden llegar a ser tan angustiados por su apariencia que pueden aislarse y dejar de socializar, convirtiéndose en una difícil tarea el salir de casa porque creen que son demasiado horribles para ser vistos en público.

Las causas del trastorno dismórfico corporal

La causa exacta del trastorno dismórfico corporal es desconocida, aunque se han sugerido numerosas teorías. Puede ser una condición hereditaria como la prevalencia, y el TDC es cuatro veces mayor en los familiares de primer grado de personas con trastorno dismórfico corporal.

El trastorno dismórfico corporal también parece estar relacionado con el Trastorno Obsesivo Cumpulsivo – TOC; el TDC se produce con frecuencia en las personas con TOC y sus familiares, y responde al mismo tratamiento.

Las anormalidades funcionales en los sistemas de procesamiento y límbicas visuales del cerebro también se han identificado como una causa potencial. Por último, los bajos niveles del neurotransmisor serotonina pueden ser un factor contribuyente.

Algunas investigaciones sugieren que el abuso sexual, físico o emocional temprano podría ser un factor de riesgo potencial en el desarrollo del TDC.

Síntomas del TDC

El componente central del trastorno dismórfico corporal es una preocupación por un defecto imaginario del aspecto físico o una reacción excesiva a un ligero defecto físico. Es un trastorno crónico que puede crecer y reducir en intensidad, y puede cambiar de una parte del cuerpo a otra.

Las áreas comunes de las imperfecciones percibidas se relacionan con la piel (acné, arrugas, untuosidad), la cara (exceso de vello facial), la nariz, la boca, los dientes, la calvicie, pechos o genitales.

Los comportamientos característicos asociados con el trastorno dismórfico corporal incluyen:

  • La preocupación por la apariencia física con la auto-conciencia extrema
  • Obsesividad al tocar, recoger, medir o mirar el defecto
  • Excesividad en buscar más datos sobre el defecto, como la lectura o la investigación
  • El descuido de los aspectos más importantes de la vida como el trabajo, la familia y la salud personal y el bienestar
  • La fijación o la evitación de los espejos – comprobación compulsiva, mirando en puertas, ventanas reflectantes y otras superficies reflectantes, o la eliminación de todos los espejos en el hogar
  • Hacer grandes esfuerzos para ocultar el defecto utilizando elementos tales como pelucas, sombreros y maquillaje
  • Repetidas referencias dermatológicas o cosméticas para la corrección de los defectos.

Los individuos con trastorno dismórfico corporal informan que el pensar en sus defectos les ocupa una media de 3-8 horas al día, y tienen un control limitado sobre estos pensamientos. Los intentos de explicar que el defecto físico no existe o que es mínimo, será inútil; los individuos con trastorno dismórfico corporal continuarán agonizando por sus defectos percibidos.

Pruebas y diagnóstico del TDC

Los proveedores médicos suelen pasar por alto el diagnóstico de TDC, debido tanto a la falta de conocimiento de la enfermedad y la renuencia del individuo a revelar sus preocupaciones debido a la vergüenza.

Aunque el trastorno dismórfico corporal es una condición psiquiátrica, muy pocas personas, alguna vez, acuden a un psiquiatra, ya que están convencidos de que su principal problema, es solamente físico y no psicológico. En cambio, las personas con TDC a menudo buscan el tratamiento de los ortodoncistas, dermatólogos, cosmetólogos y cirujanos plásticos.

A medida que el trastorno dismórfico corporal se diagnostica únicamente a través de la historia clínica y la entrevista, es importante que los pacientes sometidos a procedimientos cosméticos sean evaluados mediante un cuestionario: el Trastorno Dismórfico Corporal -Dermatología Versión (BDDQ-DV).

Tratamiento para el TDC

El tratamiento del trastorno dismórfico corporal suele incluir la terapia cognitiva conductual (TCC), la medicación y el asesoramiento del comportamiento.

La terapia cognitivo conductual (TCC): ayuda a las personas a reducir los comportamientos problemáticos, desafiando sus creencias y pensamientos negativos. TCC ayuda a las personas a obtener conocimientos y detener los pensamientos negativos automáticos, mientras aprenden a auto-evaluar de manera más realista y positiva. Los individuos también pueden aprender formas saludables de manejar impulsos o rituales, como la comprobación espejo o pellizcar la piel.

Medicación: antidepresivos como fluoxetina, fluvoxamina y citalopram han demostrado tener éxito en el tratamiento del trastorno.

La terapia familiar: un profesional de salud mental puede identificar las creencias y comportamientos de mala adaptación dentro de la familia, e identificar los enfoques más eficaces para hacer frente a estos comportamientos.

El trastorno es poco reconocido en el ámbito clínico, y los individuos con TDC a menudo no se diagnostican y se tratan adecuadamente, llegando a  tener una mala calidad de vida.

Los proveedores médicos, familiares y profesores de individuos de alto riesgo deben ser conscientes de la condición y referir a las personas para la evaluación de la salud mental, según sea necesario. También se necesitan medidas para impedir los procedimientos quirúrgicos innecesarios en estos individuos.

A medida que el trastorno dismórfico corporal es una condición crónica, los pacientes requieren tratamiento de salud mental a largo plazo y citas de seguimiento. Con el tiempo, las personas con TDC logran los mejores resultados cuando son tratados por un equipo médico y mental coherente, utilizando una combinación de medicamentos y terapia conductual.

Datos rápidos sobre el trastorno dismórfico corporal:

  • El trastorno dismórfico corporal fue descrito por primera vez hace más de 100 años y es conocido en todo el mundo;
  • El inicio del TDC es típicamente durante la adolescencia;
  • Puede tomar hasta 17 años antes de que se diagnostique el trastorno, debido a que muchos pacientes son demasiado avergonzados para revelar sus síntomas a su proveedor de cuidados de la salud;
  • El trastorno dismórfico corporal se cree que tiene un componente genético;
  • Se estima que afecta a 1-2% de la población general de Estados Unidos, y 7-15% de los pacientes sometidos a cirugía plástica o cosmética;
  • Más del 90% de las personas con síntomas de informe del TDC no cambian o empeoran después de procedimientos cosméticos;
  • Los individuos con trastorno dismórfico corporal a menudo tienen otras enfermedades como la depresión, fobia social y trastorno obsesivo-compulsivo (TOC);
  • Los individuos con TDC pueden tener pocos o ningún amigo; más del 20% está en paro y el 55% son solteros;
  • Si no se trata el trastorno dismórfico corporal, este puede aumentar la probabilidad de suicidio .
Fuente: medicalpress.es
Etiquetado como
Top