cache/resized/bc4cca2a694ba705138cba9d87aa6a34.jpg
Eventos
Para quienes buscan estilo y confort llega una nueva opción al mercado ecuatoriano; se
cache/resized/5a9d8d07aee9f414bde5ae3d3d6ad54d.jpg
Eventos
La planta ensambladora de GM OBB del Ecuador alcanzó un nuevo hito en su estrategia de
cache/resized/cb314dc55b901783d0cb0d07c85efcc2.jpg
Eventos
El Teatro Las Cámaras fue el escenario escogido para la celebración de los VI años de
cache/resized/690fb104ad4b8a082e4e21bd5ce6f511.jpg
Eventos
Chevyplan empresa líder en compra programada de vehículos, da pasos firmes en el Ecuador
cache/resized/3b2745e1f9ff382323c459753e24bfa2.jpg
Eventos
Corporación Maresa Holding (CMH) y la Escuela de Conductores Profesionales ESPOL E.P.
Escrito por  Abr 21, 2016

¿Por qué dormimos mal durante la primera noche en un lugar nuevo?

    Hay muchos dichos sobre el dormir y generalmente son ciertos. Dormir a piernas sueltas – significa que has dormido profundamente. Dormir con un ojo abierto – significa que estás

atento a todo lo que ocurre mientras duerme. No has podido pegar ojo – significa que no has podido dormir toda la noche. En todo este entorno de la noche de sueño, existe un fenómeno llamado el Efecto de Primera Noche, y lo vamos a tratar en este post.

La mayoría de personas, alguna vez, ha experimentado el llamado efecto de primera noche en algún momento de su vida. Al dormir en un lugar extraño, por primera vez, es probable que tome más tiempo para relajar, y el sueño que por fin conseguimos será roto y poco satisfactorio. Por primera vez, los científicos han descubierto por qué esto podría ocurrir.

Aunque el Efecto de Primera Noche (FNE en ingles) ha sido parte de la experiencia humana desde que el hombre ha dormido en una nueva cueva, la ciencia detrás de ella sigue siendo un misterio.

El EPN es tan familiar y consistente que los investigadores del sueño suelen desechar la primera noche de los datos de cualquier estudio, ya que saben que será inusual y, por lo tanto, inutilizable.

Investigadores de la Universidad de Brown en Rhode Island, dirigido por Yuka Sasaki, se propusieron investigar el fenómeno extraño en mayor profundidad.

El equipo quería saber por qué se produce el EPN, y si hay algún beneficio en el mismo.

A través del uso de avanzadas técnicas de neuro-imagen para tomar instantáneas del cerebro al dormir, el equipo construyó una imagen detallada de la actividad del sueño durante la primera noche en una nueva ubicación.

Las mediciones incluyeron magnetoencefalografía, resonancia magnética estructural (imágenes por resonancia magnética), y polisomnografía (medición de los niveles de oxígeno en sangre, la respiración y el ritmo cardíaco, movimientos de los ojos y de las piernas).

El sueño de onda lenta, en vez de REM (movimiento rápido del ojo), fue el principal parámetro en que el equipo se centró, ya que actúa como una medida directa de la profundidad del sueño de una persona.

La división izquierda-derecha

La Sra. Sasaki, investigadora y profesora asociada y su equipo, se vieron sorprendidos por los resultados. Ellos encontraron que durante la primera noche de sueño, el lado izquierdo del cerebro tuvo significativamente menor actividad en dormir que la derecha; los dos hemisferios no estaban dormidos en cantidades iguales, y se observaron diferentes patrones mensurables.

Una de las medidas principales de la EPN es la longitud de tiempo que un individuo necesita para llegar a dormir; esto ha demostrado ser dependiente del grado de asimetría entre los hemisferios. En otras palabras, cuánto más diferentes los dos lados del cerebro se comportaban, más tiempo se tomó para un individuo a cabecear.

Una segunda etapa del experimento mostró que el hemisferio izquierdo era más sensible a los estímulos externos de sonido durante el sueño; no sólo el cerebro produce una respuesta mayor en reacción a un ruido aleatorio, pero el participante también era más probable que se despertara. Cuando el equipo midió los mismos individuos en la segunda noche, esas sensibilidades de sonido en el lado izquierdo del cerebro habían desaparecido.

¿Cuáles son los beneficios del EPN?

Tener un patrón de sueño alterado puede hacer que el día siguiente sea todo un reto, luchando a través de la reunión de la mañana llevando párpados pesados y una cuba de café. ¿Qué beneficios podría tener esto? Resulta que los cerebros humanos no son los primeros en haber desarrollado un hábito.

Otros animales son conocidos por dormir con la mitad de su cerebro en alerta, mamíferos marinos y algunas aves, por ejemplo. Este tipo de asimetría hemisférica, referido como sueño de onda lenta, permite que parte del cerebro no baje la guardia; si hay un sonido extraño, serán más propensos a despertar y listos para el peligro, incluso nuestra mascota actúa en este sentido.

Las aves son capaces de dormir con uno de los hemisferios y, a la vez, mantener, literalmente, un ojo abierto para los depredadores. Algunos científicos creen que ciertas especies de aves pueden dormir mientras están en vuelo, durante los vuelos largos migratorios.

Como evidencia de la hipótesis de una mayor vigilancia, en un tercer experimento, el equipo pidió a los participantes a chasquear sus dedos ligeramente si escuchara un sonido mientras dormía. Sasaki encontró que en la primera noche de sueño, en comparación con la segunda, los participantes fueron más propensos a responder al estímulo, y, cuando respondieron, eran significativamente más rápidos.

A pesar de que nuestros cerebros no muestran el mismo grado de variación hemisférica como los delfines, por ejemplo, Sasaki dice:

“Sabemos que los animales marinos y algunas aves presentan sueño unihemisferico, uno despierto y el otro dormido. […] Nuestros cerebros pueden tener un sistema miniatura de lo que ballenas y delfines tienen.”

¿Cómo podemos vencer el EPN?

Tener un grado de control sobre este fenómeno podría ser útil para las personas que viajan a menudo para el trabajo. Sasaki no tiene todas las respuestas en esta etapa, pero se cree que, con el tiempo, nuestro cerebro, probablemente puede ajustarse, y que “las personas que a menudo se encuentran en los nuevos lugares pueden no tener necesariamente la falta de sueño sobre una base regular.”

También sugiere tomar su propia almohada si va a dormir en un sitio nuevo, pero, como esta investigación está en su infancia, más consejos están seguros de seguir.

El sueño todavía tiene muchos misterios, y un tema tan fascinante siempre favorece una mayor investigación…por eso nunca será conveniente Dormir en los laureles…

fuente: medicalpress.es
Etiquetado como

Artículos relacionados (por etiqueta)

Top