cache/resized/bc4cca2a694ba705138cba9d87aa6a34.jpg
Eventos
Para quienes buscan estilo y confort llega una nueva opción al mercado ecuatoriano; se
cache/resized/5a9d8d07aee9f414bde5ae3d3d6ad54d.jpg
Eventos
La planta ensambladora de GM OBB del Ecuador alcanzó un nuevo hito en su estrategia de
cache/resized/cb314dc55b901783d0cb0d07c85efcc2.jpg
Eventos
El Teatro Las Cámaras fue el escenario escogido para la celebración de los VI años de
cache/resized/690fb104ad4b8a082e4e21bd5ce6f511.jpg
Eventos
Chevyplan empresa líder en compra programada de vehículos, da pasos firmes en el Ecuador
cache/resized/3b2745e1f9ff382323c459753e24bfa2.jpg
Eventos
Corporación Maresa Holding (CMH) y la Escuela de Conductores Profesionales ESPOL E.P.
Escrito por  Abr 23, 2016

Estereotipos de género pueden influir en la percepción de los llantos de bebés

    Mientras la igualdad entre hombres y mujeres ha recorrido un largo camino en los últimos años, los estereotipos de género aún persisten. Ahora, un nuevo estudio sugiere que tales

estereotipos comienzan tan jóvenes como 3 meses, después de encontrar muchos adultos que hacen suposiciones sobre el sexo de un bebé basado en el tono de su llanto.

El Dr. David Reby, de la Escuela de Psicología de la Universidad de Sussex, Reino Unido, y sus colegas, publican sus hallazgos en la revista BMC Psicología.

De acuerdo con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), un estereotipo de género es una “visión generalizada y la concepción acerca de los atributos o características que son o deben ser atributos de un individuo, o los papeles que son o deberían ser competencia de mujeres y hombres.”

Otro concepto es respecto al conjunto de ideas preconcebidas que utilizamos para analizar e inter-actuar con otros hombres y mujeres, y es interesante observar que el estereotipo masculino y femenino es universal.

El Dr. Reby y sus colaboradores señalan que los estereotipos de género pueden influir en el comportamiento de los padres como tan pronto nace un niño. Por ejemplo, los padres a menudo visten a los niños o niñas de manera diferente, o esperan que participen en diferentes actividades, que los investigadores dicen que puede contribuir a la identidad de género de un niño.

Sin embargo, el equipo señala que no está claro cómo los estereotipos de género pueden afectar la atención de sus padres, y como hacen su evaluación de las necesidades del bebé.

“En particular, aunque el llanto es una señal omnipresente para los bebés humanos para informar de la situación y sus necesidades”, dicen los autores, “si las diferencias acústicas entre individuos en llantos afectan a las atribuciones de género de los cuidadores, y si esto afecta su interpretación del funcional contenido de los llantos, aún no se ha investigado “.

Bebés varones con llantos de tonos más altos percibidos como menos masculinos

Con esto en mente, los investigadores llevaron a cabo un estudio en el que se registran los llantos espontáneos de 28 bebés – 15 chicas y 13 chicos – ya que estaban siendo bañados por sus padres. Los bebés tenían un promedio de edad de 4 meses, con algunos de tan sólo 3 meses.

En un experimento, los llantos de los bebés se reproducen a los no padres, así como los padres de los bebés cuyos llantos se grabaron.

Los pasos de los llantos de los bebés fueron modificados sintéticamente, pero todos los otros aspectos de sus llantos se mantuvieron sin cambios. Así fue como el equipo pudo aislar el impacto del terreno de juego.

El equipo encontró que los adultos a menudo atribuyen incorrectamente el tono más agudo del llanto a una niña, mientras que los llantos de un tono más bajo o grave, a menudo, se atribuyen erróneamente a un niño.

Por otra parte, cuando a los adultos se les dio a conocer el sexo del bebé, a menudo hicieron suposiciones acerca de la masculinidad o feminidad del niño, basado en el tono de sus llantos.

Por ejemplo, los bebés que producían el llanto más agudo – suponen que son menos masculinos que la media -, mientras que los bebés que tenían llantos de baja frecuencia se consideran como menos femenino que la media.

Los investigadores han señalado que no es hasta la pubertad que las diferencias surgen entre las voces de los niños y niñas, pero sus hallazgos indican que muchos adultos aplican erróneamente esta conocida diferencia de género a los bebés.

Estereotipos masculinos de llantos podrían afectar el bienestar

Además, los investigadores encontraron que los adultos suponen en general que los bebés con llantos más agudos producían el malestar más intenso que los llantos de tono más bajos, y los adultos del sexo masculino a menudo perciben un mayor malestar en el llanto de los bebés varones.

“Este efecto de interacción puede indicar las expectativas sexuales estereotipadas que los bebés varones deben ser más bajos de lo que asientan los bebés de sexo femenino, y llevan los oyentes masculinos a sobre-estimar las molestias en los llantos de los muchachos desconocidos”, señalan los autores.

El Dr. Reby dice que el hallazgo de que los hombres que asumen que un bebé pueda ser más incómodo cuando produce el llanto agudo, podría tener implicaciones para el bienestar del bebé:

“Si una niña se encuentra en una intensa incomodidad y su llanto es agudo, sus necesidades podrían ser más fácilmente pasadas por alto, si se compara con un niño llorando en el mismo tono,” explica.

“Mientras que tales efectos son, evidentemente, hipotéticos, los padres y cuidadores deben ser conscientes de cómo estos sesgos pueden afectar la manera en que evalúan el nivel de molestia basado en el terreno de juego de las voces solas”, añade.

Ya se sabe que los estereotipos de género pueden influir en el comportamiento de los padres, pero el Dr. Reby dice que este estudio es el primero en mostrar que tales estereotipos pueden estar asociados con el llanto de un bebé.

Al comentar los resultados, el coautor del estudio, profesor Nicolas Mathevon, de la Universidad de Lyon / Saint-Etienne en Francia, y en el Hunter College City University de Nueva York, dice:

“Esta investigación muestra que tendemos a atribuir erróneamente lo que sabemos de los adultos – que los hombres tienen voces de tono menor que en las mujeres – respecto a los bebés, cuando en realidad el tono de las voces de los niños no se diferencia entre sexos hasta la pubertad.

Las implicaciones potenciales para las interacciones entre padres e hijos y para el desarrollo de la identidad de género de los niños son fascinantes y tenemos la intención de estudiar más a fondo”.

fuente: medicalpress.es
Etiquetado como
Top