cache/resized/685d5ebad287fb0e5de44c907e26acef.jpg

Cómo planificar la economía familiar para que esté asegurada

Una buena planificación de las finanzas y de las inversiones es clave para gestionar de forma más eficaz el ahorro y poder disfrutar de una vida tranquila sin sobresaltos económicos. En

este sentido, Aegon ha elaborado un calendario que, estructurado en torno al ciclo vital, busca lograr el equilibrio entre ahorro, seguridad y rentabilidad.

Hasta los 20 años: inculcar formación financiera

Cuanto antes comience una persona a familiarizarse con el ahorro y las finanzas, mejor. En los primeros años de nuestra vida esa función recae directamente en los padres. Son ellos los que poco a poco pueden inculcar la educación financiera entre los hábitos de vida. Colocar los primeros ahorros en una cuenta infantil o junior o una cuenta para estudios, puede ser un buen comienzo que ayudará a interiorizar la cultura del ahorro de cara a los siguientes años de la vida.

20-30 años: ejercitando el «músculo» del ahorro

El espacio temporal que va de los 20 a los 30 años coincide habitualmente con la toma de las primeras decisiones importantes: estudios, trabajo, pareja… Y también es un buen momento para asentar la cultura financiera. Para ello, es esencial ir poco a poco ejercitando el «músculo» del ahorro, de una forma periódica y desde pequeñas cantidades.

Con este propósito, son muchos los productos financieros que se pueden utilizar. Los seguros de ahorro, por ejemplo, son una buena alternativa porque, además de las ventajas fiscales de las que dispone, no teniendo que tributar por los intereses del ahorro hasta que no se disponga de ellos, ofrece al asegurado la posibilidad de realizar una aportación única o aportaciones periódicas. No obstante, la clave no está en el producto, sino en la necesidad de incorporar el ahorro a la vida de una forma natural.

Durante este periodo, la salud y el bienestar también cobran un papel protagonista. Así, los seguros de salud pueden ser una solución interesante para quienes consideren la atención médica privada entre sus principales prioridades. Asimismo, algunas empresas incluyen los seguros de salud como parte de los beneficios sociales del trabajador, lo que puede ayudar a los jóvenes a obtener este tipo de coberturas con el apoyo de su compañía.

30-40 años: la protección familiar, una prioridad

Cambio de prioridades. Es en este periodo cuando muchos forman una familia y empiezan a preocuparse por el bienestar presente y futuro de los miembros del grupo familiar. La protección es un concepto que adquiere una nueva dimensión durante estos años y, por ello, se buscan herramientas que ayuden a asegurar la tranquilidad de la familia.

El seguro de vida es una buena opción para asegurar el futuro de quienes dependen económicamente de una persona, ya que les garantiza, en caso de fallecimiento o invalidez permanente, el pago de un capital con el que reestructurar la economía familiar y adaptarse a la nueva situación. Cualquier persona que tenga hijos o personas dependientes a su cargo, o que cuente con un préstamo de gran cuantía, debería valorar la contratación de estos productos.

Dentro de la gama de seguros de vida, el seguro de accidentes garantiza un capital para afrontar mejor las situaciones derivadas de cualquier tipo de accidente sufrido en la vida (personal o laboral), que provoque invalidez o el fallecimiento. Asimismo, el seguro de continuidad de estudios, por su parte, asegura, en los dos casos citados anteriormente, la escolarización del alumno desde la fecha del siniestro hasta la finalización de los estudios.

Asimismo, existen seguros especializados para mujeres que, como el de cobertura de cáncer de mama, proveen a las aseguradas, siempre dependiendo de la póliza, de asistencia médica, psicológica y una determinada cantidad de capital.

40-65 años: la carrera de fondo

En esta fase vital, el ahorro ya debe ser una parte más de las finanzas domésticas y, por tanto, se puede dar un paso más en el modelo de ahorro. Para ello, se debe plantear el diseño de una estrategia y objetivos de ahorro e inversión a largo plazo que ayuden a constituir un patrimonio a nivel individual y familiar. Comienza una particular carrera de fondo para sentar las bases de un futuro financiero organizado que ayude a mantener un nivel de vida similar durante las siguientes etapas de vida.

Y esta carrera de fondo tiene una clara línea de meta: la jubilación. En este sentido, uno de los propósitos de esta etapa debe ser garantizar, en la medida de lo posible, un retiro cómodo en el que poder mantener la calidad de vida. Los planes de pensiones serán, por tanto, una buena alternativa a tener en cuenta para lograr un ahorro periódico, recurrente y programado.

Además, es importante señalar las ventajas fiscales de los Planes de Pensiones Individuales (PPI) y Planes de Previsión Asegurados (PPA) ya que estas aportaciones realizadas por el asegurado reducen, significativamente, la base imponible del IRPF.

Mayores de 65 años: llegar a la meta

La jubilación ya es una realidad y, si se ha adquirido una buena cultura del ahorro desde edades tempranas e incorporado la planificación financiera a los hábitos de vida, se podrá disfrutar de un retiro cómodo. Una vez alcanzada la edad de jubilación, no se deben descuidar las finanzas, sino mantener una gestión activa del patrimonio y seguir rentabilizando, mediante distintos productos, nuestro ahorro.

Top