cache/resized/bc4cca2a694ba705138cba9d87aa6a34.jpg
Eventos
Para quienes buscan estilo y confort llega una nueva opción al mercado ecuatoriano; se
cache/resized/5a9d8d07aee9f414bde5ae3d3d6ad54d.jpg
Eventos
La planta ensambladora de GM OBB del Ecuador alcanzó un nuevo hito en su estrategia de
cache/resized/cb314dc55b901783d0cb0d07c85efcc2.jpg
Eventos
El Teatro Las Cámaras fue el escenario escogido para la celebración de los VI años de
cache/resized/690fb104ad4b8a082e4e21bd5ce6f511.jpg
Eventos
Chevyplan empresa líder en compra programada de vehículos, da pasos firmes en el Ecuador
cache/resized/3b2745e1f9ff382323c459753e24bfa2.jpg
Eventos
Corporación Maresa Holding (CMH) y la Escuela de Conductores Profesionales ESPOL E.P.
Escrito por  Abr 26, 2016

"El principal rival que puedo tener de cara a los Juegos Olímpicos soy yo misma"

La raqueta es diferente, pero la ambición es idéntica. Como su ‘modelo’ Rafael Nadal, la española Carolina Marín sueña con el oro olímpico, una obsesión para esta doble campeona del mundo de bádminton, que desde el martes compite en el campeonato europeo en La Roche-sur-Yon (Francia).

En un deporte completamente dominado por las asiáticas y en un país como España, donde el bádminton es, según sus propias palabras, una disciplina minoritaria, la joven andaluza, de 22 años, es una auténtica rareza.

Esto no le ha impedido convertirse en la primera jugadora no asiática en ganar dos campeonatos mundiales en individuales (2014 y 2015) ni tampoco le impide soñar abiertamente con una medalla olímpica en agosto en Río de Janeiro, siguiendo los pasos de su ídolo, el tenista ‘Rafa’ Nadal, campeón olímpico en Pekín 2008.

“Rafael Nadal siempre ha sido mi modelo a seguir”, indica Carolina Marín. “Es el héroe del deporte español y está demostrándolo día a día”.

Zurda como Nadal, precoz como Nadal, determinada como Nadal. Esta jugadora de Huelva (sudoeste de España) es, como Nadal, una guerrera muy expresiva sobre el terreno de juego. Llegó rápidamente a lo más alto del bádminton femenino, donde era la número uno mundial hasta hace poco.

A los ocho años, Carolina Marín se veía más como bailarina de flamenco que figura de los volantes (como se le llama a la pelota en esta disciplina), pero le atrajo lo singular de este deporte, sus raquetas finas y sus corchos con plumas.

“Yo era una chica muy competitiva, odiaba perder”, recuerda Marín. “Esta competitividad en la pista y las ganas de afrontar cosas nuevas es lo que me ha hecho crecer y llegar a lo que estoy consiguiendo cada día”.

La joven, que asegura que la fluidez de su cuerpo -mantenida de sus días de flamenco- le ayuda en su deporte, apostó por el trabajo para hacerse un sitio en el bádminton, dejando a su familia para instalarse en Madrid en su adolescencia y seguir entrenándose.

Cuando se le cita a la china Li Xuerui, actual campeona olímpica, o a la tailandesa Ratchanok Intanon, que le arrebató la semana pasada el número uno mundial, Marín corta por lo sano: “Sinceramente, creo que el principal rival que puedo tener de cara a los Juegos Olímpicos soy yo misma”.

Eliminada en la fase de grupos en Londres 2012 en su primera aparición olímpica, ya que “tenía muy poca experiencia”, Marín ha programado esta vez su temporada para llegar a Río y aparece como favorita para el europeo que empezó el martes en Francia. “La presión contra las europeas es diferente”.

En Río, Carolina Marín espera hacer historia. Lo tiene todo para ser la primera europea en lograr un oro olímpico en el torneo individual femenino. Y los cinco aros tatuados en su muñeca le recuerdan a todas horas su gran objetivo. (I)

La llama olímpica pasa a manos de Brasil

Encendida en la antigua Olimpia la semana pasada, la llama olímpica pasó ayer a manos de Brasil en Atenas, en el estadio que albergó en 1896 los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna.

Antes de llegar a Brasil el 3 de mayo, la llama hará una parada en Suiza, país donde tiene su sede el Comité Olímpico Internacional (COI). Mañana será presentada en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Ginebra, antes de llegar al Museo Olímpico de Lausana, a través del lago Leman.

Durante dos días, el sábado y el domingo, la antorcha brillará en la entrada del Museo Olímpico, frente al fuego que está de manera permanente en el lugar, junto a la estatua del barón Pierre de Coubertin, el creador de los Juegos modernos.

La llama, que no había viajado a Lausana desde los Juegos de Atenas 2004, pondrá rumbo a Brasil el lunes.

En Brasil, la antorcha tendrá un largo periplo hasta que el 5 de agosto entre en el estadio de Maracaná, después de un recorrido con 12.000 relevistas. Todo ello en un país que atraviesa una grave crisis política y social, con la presidenta Dilma Rousseff bajo amenaza de destitución.

Esta semana, las malas noticias se acumularon en Río, con la voz de alarma por los 11 trabajadores que han perdido la vida en diferentes obras olímpicas. “Un equipo de fútbol de muertos”, en palabras de Robson Leite, responsable de Trabajo del estado de Río. En la cuestión sanitaria, las informaciones tampoco son positivas. Se han producido 91.000 casos probables de contaminación por el virus del zika en Brasil, mientras que la epidemia de chikunguña ha experimentado un fuerte aumento en relación a 2015. (I)

Original Source

Top