Históricamente, las clases más acomodadas han competido en todo ámbito para coronarse líderes absolutos en determinada categoría. Ya sea por medio de la construcción del palacio más fastuoso, el monumento más imponente o la encomendación de la obra de arte más cautivante a través de los siglos aquellos pertenecientes a ese uno por ciento de la población mundial con recursos prácticamente ilimitados, han sabido adaptarse a las tendencias de cada era para lucir su incalculable riqueza.
Publicado en Tecnología
Top